Blogia
La geniera...y otros cuentos

Y fuí tan torero por los callejones del juego y el vino

Te llama A, te propone un plan y antes de colgar te dice: y avisa a B.

Y tu, que no avisarías a B ni en artículo mortis para que te donara un riñón, pero que no saldrías sola con A ni aunque fuese el único ser vivo (uni o pluricelular) desde aquí hasta Andrómeda, piensas: "si no puedes arreglarlo, ponlo peor"; así que apuntas a B al plan.

Y ahí es cuando empiezas a beber y a hablar por los codos (combinación ésta que ha dado para una multitud de tragedias (vistas desde dentro y al día siguiente) y dos multitudes de comedias (vistas desde fuera y en vivo y en directo)).

Pero como no tienes suficiente aún, decides tirarle los trastos a una desconocida en un bar por el segundo motivo más irresistible que puede darse: que está tu ex delante. Ahí, cómo diciendo: ves... ves... lo tengo taaaaaaaaaan superado que... que... que puedo volver a hacer el ridículo delante tuyo.

Ole y ole.

Y claro, así acabas tú, con un pedo que no te lames, volviendo a casa (sola y a pie), destrozando cantando bajito una de Sabina, de la que, para escarnio propio, no consigues recordar más que una docena de versos y no seguidos.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

2 comentarios

la geniera -

Como la vida misma XD

Ameba -

jajajaja. Que surrealista y que real XDD
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres