Blogia
La geniera...y otros cuentos

Hijoputismo de salón

El hijoputismo de salón es como el toreo de salón, plástico y de belleza intrínseca, pero poco práctico cuando te enviste un bicharraco de quinientos kilos. Viene a ser un hijoputismo teórico, de estrategia, no provocará guerras ni ERE´s pero tampoco es inócuo, produce un daño menor, pero doloroso.

El hijoputismo de salón puede ser activo o pasivo. El hijoputa pasivo además de hijoputa es cobarde (una joya!), siembra una duda, una posibilidad, una idea, un "menganito vendrá a la cena" o "fulanita ha preguntado por tí", más falsos que las lágrimas de Leticia Sabater en DEC, y se sienta a esperar el golpe. El activo, además de sembrar la duda, monta la cena y se asegura de que menganito esté fuera del país.

Los hijoputas de salón también disfrutan con la humillación y el desencanto ajenos, pero lo hacen en solitario, no se jactan, no alardean, pero se puede ver una leve mueca de satisfacción dibujada en sus rostros cuando todo sale bien mal.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

la geniera -

María, está clarísimo! XD

Macarrilla, tod@s lo fuimos, lo somos o lo seremos...

Marmotazgz -

Me has descrito a la perfección.

María -

¿¿¿???
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres