Blogia
La geniera...y otros cuentos

La amistosa nada

Ayer la volví a ver. Andaba ocupada y no  se fijó en mi. No me escondí pero no me acerqué. Me conformaba con saber que estaba... bien, ya sabéis.


Hace tiempo (semanas) que no sabía nada de ella y hace más tiempo aún (meses) que no hablamos. Y hace una eternidad, medida en años para otros, que no hablamos. Antes era fácil, hablábamos horas, días, semanas, sin importar el tiempo ni el horario. Antes hablábamos sin esfuerzo, sin proponérnoslo, sin quedar para ello. Y casi siempre alcanzábamos un poco más allá. Casi siempre nos llegábamos la una a la otra. Sintonizábamos. (Fotosíntesis no? XD)


Pero eso fue antes de... y el después de... es esto: la amistosa nada. Un estado justo entre el fraternal afecto y la total indiferencia.
Quizás la próxima vez no me conforme con verla. Quizás me acerque a mantener una de las interminables conversaciones de cinco minutos en las que nos enfrascamos vivamente para no decirnos nada y que siempre acaban en ese estado prenirvana que es el silencio atroz.


Quizás le eche la bronca por no acordarse de mi cumpleaños (del que no se va a acordar) o por no contarme lo de su último curro (que no se si existe). Quizás me la eche ella a mi por no decirle que he dejado de buscar trabajo o que me voy cuatro días a Londres en marzo. Forma parte del ritual, aunque no se de que serviría que nos lo contáramos, de la misma forma que no se de que sirve que nos hagamos las ofendidas por no hacerlo.


Yo la vi y ella no me vio y me sentí un poco egoísta. Yo sabía que ella estaba bien y ella seguía sin saber nada de mi. Aunque claro, a lo mejor no le importa.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

la geniera -

y con un punto agridulce, como la vida misma, como bien dices.

vi230850 -

real, como la misma vida
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres