Blogia
La geniera...y otros cuentos

Hoy

Hoy

Ayer me levanté y me sentí importante.

Hoy me he levantado sintiéndome pequeña.

Y en medio de esta ciclotimia, que es tan mía y me define tan bien, me alegro de sentirme, de no caer en la monotonía absurda y aséptica; de despeñarme por el precipicio de lo que me queda grande y de pararme a disfrutar, o no, de las cosas pequeñas; de no malgastar el aire de mis pulmones en palabras innecesarias, vacías, indiferentes, insuficientes, que me son ajenas, hirientes, de conveniencia, de sucio peloteo; de no tratar de intentar ser capaz de ser algo que nunca seré y de intentar probar a serlo cada día; de no emplear mi tiempo en negarme, arrepentirme, traicionarme, explicarme, rebajarme, abrumarme, optimizarme; de no envenenarme con la envidia, la mezquindad, la crueldad y los malos deseos de otros; de todos mis "yo puedo" y todos mis "me ayudas?"; de no ser como los demás y de formar parte de ese ente global que somos todos y que no somos ninguno (a tenor de las estadísticas); de no levantarme con el pie izquierdo, temerosa del día, de lo que vendrá, de la gente que me rodea; de darme el día libre, regalarme tiempo y distancia; de dormir poco y mal, o mucho y a pierna suelta; de hablar sin perder la calma y acelerarme hasta resultar ininteligible, o hasta tartamudear, cuando la ocasión lo requiere (XD); de haber dejado de intentar que otros me comprendan; de pensar más en mi y menos en nadie; de saber esperar y comerme las uñas de impaciencia; de ser inercial y dejarlo todo a medias por inconstante; de maldecir el tiempo que tarda en llegar ese maldito autobús y desear, en secreto, que no se pare nunca; de sentarme, levantarme, acostarme, retorcerme, desperezarme, estirarme; de ver, oler, saborear, tocar, oír y escuchar; de comerme un día una tapa en un garito de mala muerte y al día siguiente un cocido de tres platos cocinado por mi madre como lo cocinaba mi abuela; de todos los “buenos días”, “qué tal te va”, “me alegro de verte”, “te he echado de menos”, que me/nos alegran el/un día; de todas las sonrisas, gestos, muecas, caricias, abrazos y besos que lo hacen todo más fácil; de las puertas abiertas, los puentes tendidos, los horizontes y los mañana llenos de esperanza; de las llamadas a las cuatro de la mañana, los sms de la madrugada del sábado, los mails de “cuanto tiempo” y las llamadas perdidas de “me estaba acordando de ti”; del silencio atronador y del ruido sordo; de la descomposición anaerobia de la materia carbonosa que la convirtió en petróleo que se transformó en plástico con el que se construyó en su mayoría mi ordenador gracias al que he conocido a tan buena gente (de la otra gente no me acuerdo); de los días de niebla que cala los huesos y de los que el sol te abrasa la piel; de querer a mi familia y amigos y de que se me note que les quiero; de las locuras cometidas que nunca (nunca) serán suficientes; de las horas aprovechadas estudiando y comprendiendo y del tiempo invertido en mirar los rodapiés de mi cuarto soñando despierta; de las cosas sin sentido, la gente imprevisible, los chistes sin gracia, las películas sin guión, los libros sin argumento y el arte abstracto que me devuelven la confianza en mi neurona; de aceptarme, si, pero sobre todo de quererme; de pensar, imaginar, prever, inventar, resolver, entender y de no entender nada.

Y me alegro de ser yo, hoy veinticinco de enero de dos mil seis.

Y es que en la mañana, aunque no demasiado temprano, de tal día como hoy de hace muchos años, bueno no tantos, en un pequeño, que no insignificante, pueblo de Soria situado en un valle, recorrido por dos ríos, rodeado de campos de cereal y monte y con toda suerte de fauna y flora soriana de pura cepa crecida en el frío, como la que esto escribe; una avispada comadrona se las ingeniaba, todos sabemos como, para que mi padre, encantado y orgulloso, me escuchara berrear al otro lado de la línea de ese maravilloso invento une personas que es el teléfono.

Y hoy, veintiséis años más tarde, yo me alegro. (Qué demonios! XD)

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

8 comentarios

la geniera -

Ok, nuri, apuntado queda ;)

Gracias de todas formas Memen guapa, la intención es lo que cuenta

El bombón -

muchas, muchas pero que muuuchas felicidades (atrasadas xD) !!

:***

Nurigc -

Un dia comentamos la jugada ;), tu recuerdamelo

la geniera -

Muchas gracias Angie, la verdad es que fue un buen día (espero que te tomaras algo más que un café con leche a mi salud XD).

Los pasteles muy ricos, todavia quedan. A ver si dejas de cambiarte de nombre y te dejas uno fijo (en el blog del klasbis lo haces y en el mio no? mala perzona!).

Nuri guapa, me pase por tu blog y me lleve una sorpresa.

Klasiño de mis entretelas!!! XD A ver si es verdad que te dejas caer por aqui y lo celebramos ;)

Klá -

Muchas felicidades guapízima.

Que usté lo haya disfrutado, aunque por la felicidad que se desprende en tu escrito, se ve que ha sido así.

A ver si nos podemos ver pronto para celebrarlo :)

Nurigc -

Felicidades! Sigue igual y no caigas nunca en la monotonía, que asi se logran las cosas importantes. ;)

yo -

Felicidades de nuevo y ya sabes, los pastelitos despacito :)

Angie -

Feliz cumpleaños :) que lo pases genial y que hoy te quieran (y te quieras) mucho. Y el resto del año... pos lo mismo :P
Hoy me tomaré un algo a tu salud :)
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres