Blogia
La geniera...y otros cuentos

Segunda B

A veces tengo la impresión de salir a jugar con el segundo equipo, el filial.

Más torpe, menos preparado, más irracional y mucho (mucho mucho) más ansioso.

Y hasta los goles, cantados antes de tiempo por la grada, se convierten en pifia monumental cuando el delantero de turno tropieza con su propia sombra y se come el balón antes de darse el costalazo del siglo contra un poste.

Y así no se puede.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres