Blogia
La geniera...y otros cuentos

Las mejores ideas

Las mejores ideas

Hay veces que una (uno, lo que sea) se sienta delante del papel en blanco y le llueven las palabras y otras (la mayoría en mi caso), que a una (uno, lo que sea) le cierran el grifo las musas y ya te puedes encomendar a la santa paciencia porque de allí no saldrá nada (nada bueno al menos).

A mi sólo me llueven las palabras en el momento justo antes de quedarme dormida, que no es el mejor momento para ello, vamos digo yo. Porque eso de levantarse a escribir cuando el primer sueño avecina y te encuentras hecha un ovillo bajo la manta a punto de alcanzar el nirvana, no es ni recomendable ni apetecible de ninguna manera. No es recomendable sobre todo para las personas de sueño frágil y tendencia al insomnio, como yo.

Durante un tiempo tuve un taquito de post-it junto con un boligrafo bic azul en la mesilla preparados para tal contingencia y puedo decir que fueron útiles un diez por ciento de las veces. El otro noventa, fui incapaz de:

  • entender mi letra,
  • entender a lo que hacía referencia,
  • sacar ni medio folio de aquel "fantástico" hilo narrativo,
  • saber si lo escribí yo.

Tengo un post-it genial de aquella época en el que sólo hay interrogaciones. Me encantaría saber que se me ocurrió aquella noche.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres